Oferta promocional

¡¡ Durante este verano

Todo el contenido GRATIS !!



Durante ciertas investigaciones sobre este asunto: Jordi Fernández y José M.G.Bautista, fueron testigos de estos fenómenos. Uno de ellos, Jordi Fernández, penetró en la antigua sacristía, donde según algunos testimonios que recogimos también se producían misteriosos fenómenos. Tras unos instantes en el habitáculo, pudo ver con sorpresa cómo algunas sillas que se encontraban allí comenzaron a moverse. Aún no había salido de su sorpresa, cuando la puerta se cerró de golpe, dejándolo solo y casi a oscuras. Entonces “alguien” le susurró al oído: “marchaos ya”, a la vez que comenzó a escuchar unos fuertes golpes en la pared. A pesar de la escasa luz que se filtraba al interior de la sala, pudo observar la silueta de una «persona» ataviada con sotana. A los pocos segundos se desvaneció y Jordi comenzó a pedir auxilio. Estas fueron sus impresiones:

“No se, sabes que siempre me tomo estos fenómenos con mucha calma pero aquella experiencia fue brutal, creía que no saldría vivo de aquella sala, cuando comencé a escuchar los raps (que están grabados en las grabadoras) y esa voz que me decía que nos marcháramos ya me asaltó un sentimiento de inseguridad pero lo peor fue al volverme y entre la poca luz que se filtraba en aquella sala apreciar la silueta de un ser ataviado con sotana, la cara muy marcada, muy picada y que se correspondía con la voz que había escuchado, estaba justo delante de la puerta y creí que no saldría con bien de allí… De repente aquello se desvaneció y fue cuando comencé a pedir ayuda ya que la puerta no se abría, entonces ya José David y tu acudisteis y forzasteis la puerta con todas vuestras fuerzas y se abrió y pude salir de aquel infierno”.

El otro autor de esta investigación, José Manuel García Bautista, y el profesor José David, que también se encontraba acompañando a los investigadores, acudieron alertados por los gritos de su compañero. Sin embargo, por mucho que lo intentaron, la puerta no cedía, parecía seriamente atascada, como si alguien o algo actuara sobre ella y no nos dejara abrirla, con una fuerza desmedida que hizo llenarnos de inquietud ante los gritos de Jordi. Al final consiguieron abrirla, para consuelo de Jordi, cuyos gritos denotaban ansiedad y terror. ¿Quién impidió a Jordi salir de aquella habitación maldita? El afán por investigar que sucede allí llevo a J.M.G.Bautista , directamente al "epicentro del fenómeno”.

Al salir Jordi Fernández de aquella vieja sacristía José David Flores nos comentó que nadie quiere entrar en aquella sala ya que se oyen cosas extrañas y las sillas se mueven, incluso el viejo órgano que no encuentra hoy su ubicación ha podido ser escuchado en el interior de esta sala, y la puerta se abre y se cierra a voluntad, como si tuviera vida propia y como otras que se encuentran en el recinto sin que nada ni nadie pueda actuar sobre ella. Es curioso como el azar o la simple casualidad se alían muchas veces en este tipo de investigaciones, mientras se realizaba la  investigación, después de intensas jornadas, se pudieron grabar varias psicofonías, además de reflejar en las anotaciones de la investigación, el comportamiento anómalo de cámaras de video y fotográficas, de infrarrojos, una cámara térmica cedida para ese día, detectores de presencia, trampas sónicas o la última y más novedosa incorporación: detectores de barrido, el agotamiento súbito de baterías y el descenso brusco de la temperatura en varias de las estancias del edificio, así como pocas personas investigando para no alterar o viciar la investigaciones con “psicofonías” accidentales que luego no son más que simples voces de pasillo.

Últimamente se pudo entrevistar a nuevos testigos, pero de todos los testimonios destacan los de dos profesores de Reiki.

J.A.S. estaba en unos de los talleres de su actividad cuando sintió como lo zarandeaban y casi violentaban, mientras escuchaba atónito a su alrededor extraños gruñidos… La experiencia duró unos quince segundos, quizás, los quince segundo más duros, intensos y sorprendentes de su vida…Similar a la vivida por Esteban P. Que también tuvo un desagradable encuentro con aquello que atacó a nuestro abnegado profesor de Reiki y es que este tipo de experiencias comienzan a ser muy usuales en el recinto y fue nuevamente Jordi Fernández quién volvió a vivir una nueva experiencia en el lugar, gracias a determinadas gestiones logramos hacernos con las llaves de la parte alta o zona del coro de la antigua capilla, aquella donde inicialmente se vio a la monja  y al niño fantasma.

Inspeccionando el lugar, Jordi comprobó como aún había un armario depositario de casullas de misa y reclinatorios, el investigador se arrodilló ante el mismo y en ese instante sintió una fuerza descomunal sobre sus hombros que lo obligaban estar arrodillado en el mismo, los gritos de “¡¡¡Bauti, Bauti!!!” alertaron a su compañero de que algo no debía ir bien y al llegar donde se encontraba el investigador pudieron ver como algo lo mantenía pegado a aquel reclinatorio mientras todo él vibraba compulsivamente…

Los fenómenos continúan produciéndose, aunque trabajadores y alumnos del Hogar Virgen de los Reyes los toman con curiosidad, como si se tratase de un elemento añadido a las actividades lúdicas que tienen lugar en el edificio.

 

Fuente: (Blog) Historia, Leyendas y Fenómenos de Sevilla (sevillaciudaddeembrujo.blogspot.com.es)" de Carmen Ruiz.