Oferta promocional

¡¡ Durante este verano

Todo el contenido GRATIS !!



virgendelosreyes

Según la tradición San Luis IX de Francia regaló a su primo Fernando III el Santo de Castilla una imagen de la Virgen venerada aún hoy, 800 años después, por los sevillanos, con el título de Virgen de los reyes, aunque existe en la ciudad una leyenda distinta sobre el origen de esta talla.
Luis IX era primo del rey Fernando III el Santo. Cuenta la tradición que regaló al rey de Castilla y León la imagen de la Virgen, sentada, con su hijo sobre las rodillas, a la que se llamó Nuestra Señora de los Reyes, por ser un regalo del rey de Francia al rey de Castilla, aunque para los sevillanos hay una bellísima leyenda sobre el origen de la celestial imagen.
Fernando III, antes de la toma de Sevilla a los árabes, tuvo en sueños la visión de la Virgen, sentada, con su Hijo en brazos, que le dijo: «Fernando, por tu gran piedad, yo te prometo que habrás de conquistar Sevilla». Conquistó la ciudad de la Giralda y encargó a varios escultores que reprodujeran la imagen que él había visto en sueños. Le presentaron varias imágenes, pero el rey Fernando decía que no eran igual, hasta que llegaron a Sevilla tres jóvenes escultores en viaje de estudios artísticos. El rey los acogió amablemente. Ellos, agradecidos, le dijeron que quisieran regalarle una imagen de la Virgen, con la «única condición de trabajar sin ser vistos». Se les preparó una habitación para su trabajo. Una de las sirvientas de palacio, al cabo de unas horas, oyó música celestial en el aposento y miró por la cerradura. Los escultores no estaban trabajando, estaban arrodillados y los envolvía un gran resplandor. Fue a comunicárselo al rey, que entró en la estancia y encontró la imagen de la Virgen, exactamente igual a la que había visto en sueños. Los escultores habían desaparecido.
Fernando III el Santo dejó escrito en su testamento el deseo expreso de ser enterrado a los pies de esta imagen, por eso podemos ver en la metropolitana catedral de Sevilla, en la capilla real, el altar de la celestial Patrona de la archidiócesis de Sevilla y, a sus pies, la urna de plata con el cuerpo incorrupto de san Fernando. También vemos el sepulcro de su mujer, Beatriz de Suabia, y de su hijo, Alfonso X el Sabio.
Todos los años, el 15 de agosto bien temprano por la mañana, sale en procesión la Virgen de los Reyes, desde la Catedral de Sevilla.
La Virgen de los Reyes es una advocación de la Virgen María venerada en la ciudad andaluza de Sevilla (España), de la que es patrona general, así como de su archidiócesis. Su fiesta es celebrada por la iglesia católica el día 15 de agosto, día de la Asunción de la Virgen María, con una multitudinaria procesión por las calles de la ciudad.
La imagen se venera en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla y en torno a ella se fundó en el año 1905 la Asociación de Fieles de Nuestra Señora de los Reyes y San Fernando, de la que es cotitular con el rey Fernando III de Castilla. Fue coronada canónicamente en el año 1904, convirtiéndose en la primera imagen mariana en obtener esta distinción en Andalucía. Además, le fueron concedidos los honores de capitán general (1939), y de alcaldesa perpetua de la ciudad, custodiando las llaves y bastón de mando; es así mismo patrona del Consejo de Cofradías de Sevilla, y le fue concedida la medalla de oro de la ciudad en 1958, siendo la primera imagen en obtenerla.
Se trata de una imagen realizada por autor anónimo en la primera mitad del siglo XIII con madera de alerce, de estilo gótico y posible escuela francesa. Es una escultura de las denominadas de candelero, por lo que solo tiene talladas la cabeza, las manos y los pies; está completamente articulada, a modo de muñeca, y aunque siempre permanece expuesta sentada, es de tamaño natural y tiene una altura total de 176 centímetros.
Se cuerpo se halla recubierto completamente de pergamino, con policromía de gran realismo en manos y rostro, y está enriquecida con cabellos de hilo de oro trenzado que la actual vestimenta no permite contemplar. En sus rodillas sostiene una imagen del Niño Jesús, realizada también en el siglo XIII, de 60 centímetros de altura. La Virgen porta bastón de mando, la medalla de la ciudad y el fajín de capitán general.

Fuente: Documentado en diversas fuentes.