Oferta promocional

¡¡ Durante este verano

Todo el contenido GRATIS !!



Se trata de una torre de época almohade que formaba parte una coracha del recinto defensivo de la ciudad que iba desde el ángulo más meridional del Alcázar hasta el río. La muralla estaba defendida por una serie de torres, de las que se conservan cinco, siendo la tercera la de Abdelazis, también llamada del Homenaje.
Rechazada ya plenamente la tesis sobre el origen romano del recinto amurallado de Sevilla, se tiende a seguir la hipótesis sobre el carácter almohade de la muralla.
Actualmente se define con más certeza la hipótesis basada en las recientes investigaciones arqueológicas, de que el último recinto amurallado de Sevilla corresponde a una primera obra emprendida por los almorávides parcialmente modificada en época almohade.
La datación de la muralla almorávide de Sevilla es aproximadamente hacia 1125. El último añadido de la muralla de la Sevilla árabe, exceptuando la zona palaciega del flanco Sur de la ciudad, tiene lugar en las postrimerías de la etapa almohade con la construcción de la Torre del Oro y las Murallas que unían la coracha con el resto de la ciudad hacia el 1220. Al año siguiente se construye la barbacana y el foso. Además se sobrealzan los muros del perímetro total de la cerca para dejarlo a la misma altura que el nuevo sector almohade construido a la orilla del río por el lado de la Torre del Oro.
Las murallas de Sevilla permanecieron prácticamente como la dejaron los árabes hasta fines de la Edad Media. A partir de este momento, cuando las murallas dejan de tener sentido como método de defensa, se adaptan espontáneamente a otros usos.
Desde que dejaron de existir las prohibiciones de edificar apoyándose en la muralla cuando éstas perdieron su utilidad defensiva, sus muros sirvieron de soporte de multitud de casas, almacenes y otros inmuebles.
El número de lados de las torres aumentaba en progresión aritmética en dirección al río, e iba desde los cuatro lados de las Torres de la Cilla, pasando por los seis lados de la Torre de Abdelazis hasta terminar con los doce lados de la Torre del Oro.
Al exterior la torre presenta dobles fajas de tipo almohade y arcos polilobulados ciegos enmarcados por alfices.
La coracha se ejecutó en ladrillo con cadenas de cantería en las esquinas, y las torres en ladrillo, tapial y argamasa. La que nos ocupa está ejecutada en ladrillo y reforzada en sus ángulos por sillares.

Fuente: bdi del Patrimonio Inmueble de Andalucía (Junta de Andalucía)