Oferta promocional

¡¡ Durante este verano

Todo el contenido GRATIS !!



En 1893 la infanta María Luisa Fernanda de Borbón, duquesa viuda de Montpensier cede a la ciudad aproximadamente la mitad de los jardines pertenecientes a su Palacio de San Telmo, terrenos que con posterioridad serían los ocupados por el Parque de María Luisa.
En 1911 J.C.N. Forestier recibe el encargo del Comité Ejecutivo de la Exposición Hispano-Americana para que realice el trazado de un parque que sirva para enmarcar la Exposición de 1914. Los trabajos de reforma comienzan en 1913 y se inaugura al público dicha parte el 18 de Abril de 1914.
La construcción de la Plaza de América, incluida en el parque, se realizará entre 1911-19, construyéndose los tres pabellones que la conforman: el de Arte Antiguo (Pabellón Mudéjar), el Pabellón Real y el de Bellas Artes (actual Museo de Arqueológico), todos ellos obras de Aníbal González.
Más tarde, en 1929, se construyen varias glorietas y en 1956 se seleccionaron las espacies arbóreas que debían continuar y las que se suprimirían, además de reformas importantes sobre todo en las glorietas.
El resultado final será un espacio acorde con las nuevas corrientes francesas sobre parques urbanos y con la tradición andaluza, es decir, un parque totalmente ecléctico y de carácter único.
El actual parque, extenso y frondoso, puede considerarse como uno de los más hermosos de España, tanto por la variedad de su vegetación, como por la belleza de sus paseos, avenidas, estanques, plazas y glorietas. En su conjunto el parque tiene forma de paralelepípedo y está definido exteriormente por cuatro glorietas; la de san Diego, la de Covadonga, la de México y la de los Marineros Voluntarios, todas ellas unidas por amplios paseos.
El parque está formado por grandes avenidas que permiten un paseo cómodo y glorietas "temáticas", entre estas cabe destacar la de Bécquer, que consta en su centro de un grupo escultórico que expresa el amor en sus tres estados, junto al busto del célebre escritor que le da nombre al conjunto. Otras glorietas importantes están diseminadas por el parque, como la dedicada a la Infanta María Luisa para perpetuar el agradecimiento de Sevilla a la que fue generosa donante del parque. Otra glorieta importante es la dedicada a los hermanos Álvarez Quintero, realizado por Aníbal González en 1.928. También de González es el monumento que se levanta en la glorieta dedicada a Benito Mas y Prat, siendo la escultura de Castillo Lastrucci.
Como elementos a destacar en el parque están: el estanque de los lotos, el estanque de los patos, el jardín de los leones, el estanque de las ranas y el monte Gurugú, todos ellos dentro del eje vertebrador.
En cuanto al elemento vegetal hay que resaltar la variedad de especies presentes; ficus, araucarias, cousopoas y un largo etcétera así como el soporte elevado de las mismas que proporcionan grandes zonas de sombra.

Fuente: bdi del Patrimonio Inmueble de Andalucía (Junta de Andalucía).